Producir electricidad por reacción química

Las pilas y acumuladores (o baterías) aprovechan la energía desarrollada con determinadas reacciones químicas y así producen electricidad.

En la siguiente imagen se muestra una pila sencilla que utiliza una barra de cobre, una barra de zinc y una disolución de agua con ácido sulfúrico. Los terminales de cada barra se conectan a un voltímetro.

El ácido sulfúrico disuelve las barras de zinc y cobre, pasado sus átomos a la disolución, dejando acumulados gran cantidad de electrones en la barra de zinc; la barra de cobre sede estos electrones, quedando con menos electrones de los que poseía. De esta manera la barra de zinc queda cargada negativamente (por exceso de electrones), mientras que la barra de cobre queda cargada en forma positiva (por falta de electrones). De esta manera se produce una diferencia de potencial entre ellas.

Mientras exista material activo en las barras para disolverse, esta pila elemental producirá fuerza electromotriz, aunque dejará de ser útil cuando se agoten dichos materiales.

Sin embargo la mayoría de las pilas y acumuladores utilizados actualmente se pueden recargar haciendoles pasar corriente eléctrica.

Slider
Síguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *